Este es el peor caso de anorexia de la historia, sobrevivió y así luce 7 años después.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Todos hemos sentido en algún momento la necesidad de bajar de peso o incluso de aumentar.

Ya que nos vemos presionados por los patrones y los modelos de moda que se encuentre en el momento.

Figuras altas, delgadas o a veces hasta voluptuosas nos presionan a querer cambiar nuestro cuerpo aunque se presenten anorexia.

Algunas personas son más afectadas por etas influencias que otras.

Muchos siguen su vida y aceptan su cuerpo tal cual como son, de hecho, hasta disfrutan de sus particularidades y atributos propios.

Mientras que otros se ven afectados y proceden a ceder frente a estas presiones.

A continuación en este artículo vamos presentar la historia de una mujer que cedió ante estas presiones y que lamentablemente eso la hizo pasar uno de los peores momentos de su vida por la anorexia.

Pero, tuvo un final que le enseñó mucho y le dará mucho qué pensar a las personas que se sientas presionadas como ella.

Una historia que nos hará reflexionar sobre la anorexia

Ella era una actriz que soñaba con el éxito de su carrera, su nombre es Rachael Farrokh.

Buscó muchas audiciones para distintos trabajos como actriz, sin embargo, no tuvo la mejor suerte.

Pues no puso encontrar los trabajos que deseaba, muchas veces no podía encontrara ninguno.

Como consecuencia de estos rechazos Rechael creyó que el problema era su apariencia, así que comenzó a bajar de peso, y bajó tanto que la situación se tornó peligrosa para su salud.

Pues llego a pesar 20 kilos mientras su altura era de 1.70 metros.

Su esposo intentó ayudarla, y ella decidida a recuperarse visitó a distintos doctores, pero todos la dieron por caso perdido.

Pero Rachael no se dio por vencida y compartió su historia por internet, así pudo recaudar la cantidad necesaria de dinero para viajar a Portugal y recibir el tratamiento que necesitaba.

Los médicos en este país la ayudaron, y ella se fue recuperando y ahora Rachael sufrió un cambio que nadie se hubiese imaginado que podía lograr.

Esta mujer y su historia ayudan a entender que no siempre la apariencia es el problema.

lo importante es sentirnos bien con nosotros mismos más allá de lo que los demás digan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *