Medicamentos más comunes en el embarazo

El uso de medicamentos durante el embarazo es algo necesario en muchas ocasiones, sin embargo, se requiere conocer sus riesgos y efectos para consumirlos de forma segura.

Consumo de fármacos en el embarazo

Hoy en día, el consumo de fármacos en el embarazo es elevado. Se estima que en más de la mitad de las gestaciones las mujeres toman ciertos medicamentos.

Pese a que en muchas ocasiones, este uso de medicamentos es necesario y no tiene por qué conllevar problemas si se hace siguiendo las indicaciones de un médico, se debe tener en cuenta que el embarazo es un estado fisiológico muy singular que requiere muchas consideraciones.

Durante la gestación, el cuerpo experimenta una serie de cambios tanto físicos, como fisiológicos y metabólicos. Estas variaciones condicionarán el efecto del fármaco en el organismo, que ve modificada su farmacocinética.

A todo esto se suman los riesgos derivados del efecto del fármaco sobre el feto en desarrollo, pues en la mayoría de casos, el principio activo del fármaco es capaz de atravesar la barrera placentaria fácilmente.

Síntomas poco conocidos de la diabetes gestacional

Riesgos potenciales para el feto
Algunos aspectos a considerar

En primer lugar, no todos los fármacos pueden atravesar la placenta y llegar al feto, pero los que lo hacen, pueden entrañar riesgos por dos motivos: pueden tener un efecto tóxico que altere el funcionamiento de los órganos fetales o pueden tener un efecto teratogénico sobre el feto.

Sin embargo, aunque el fármaco utilizado no sea capaz de atravesar la barrera placentaria, puede provocar efectos adversos sobre el feto, al alterar la fisiología materna, generando hipotensión o provocando la constricción de los vasos sanguíneos placentarios, entre otras cosas.

En cuanto a los fármacos teratogénicos; son aquellos que pueden provocar malformaciones congénitas en el feto durante la gestación. Para que un medicamento produzca efectos teratogénicos se deben dar una serie de circunstancias: que el medicamento sea altamente teratogénico, que se tomen dosis elevadas durante largos periodos de tiempo y que afecten al feto en momentos determinados de su desarrollo.

En este contexto, es especialmente importante el periodo de desarrollo del feto. El riesgo de malformaciones provocadas por fármacos es mucho mayor durante el periodo de implantación (primera semana de gestación) y el de organogénesis (8 primeras semanas).

Durante este primer trimestre de gestación se produce el crecimiento fetal y el desarrollo de sus órganos, de forma que, la presencia de ciertos fármacos puede interferir en este proceso de organogénesis y ocasionar malformaciones.

Recomendaciones para el uso de medicamentos

  1. Restringir el consumo de medicamentos durante el primer trimestre de gestación
  2. Considerar la posibilidad de embarazo antes de prescribir medicamentos a mujeres
  3. Reevaluar los fármacos consumidos antes de la confirmación del embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *