Una mujer encontró un bebé abandonado y lo llevó al orfanato. Pero cuando le quitaron la ropa, descubrieron algo que les rompió el corazón


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
El 20 de abril de 2018 una anciana de 83 años de edad residente de Krasnoyarsk, Rusia, escuchó un ruido enfrente de su casa. Sonaba como un llanto de bebé.

Fue a echar un vistazo y se encontró con algo sobre la hierba.

Resultó ser un pequeño bebé recién nacido envuelto en una manta color lila. La anciana vivía cerca de un orfanato y llevó al bebé de inmediato a ese lugar.

Estando en el orfanato inmediatamente examinaron al bebé y se alegraron al comprobar que la niña estaba perfectamente sana.

Tenía apenas una semana y llevaba ropa abrigada. La mujer también había encontrado un paquete de pañales y algunos alimentos para el pequeño bebé al lado del recién nacido.

Pero cuando los médicos le quitaron la ropa, descubrieron algo increíble.

Había una carta escondida en la ropa del pequeño bebé que decía: “Perdónenme, pero no sé qué hacer. Es una hermosa bebé muy tranquila y muy saludable. Se llama Uljana.

Nació el 12 de junio y ya tiene todas sus vacunas. Esto es lo más horrible que he hecho en mi vida.

Prometo que regresaré por ella, pero ahora mismo no tengo otra opción. Ya tuvimos que dormir una noche en las calles…”.

Hubieron varias familias querían adoptar a la pequeña Uljana. Pues nadie creía que su madre regresaría por la pequeña niña. Pero cuatro días después, una joven mujer apareció en el orfanato preguntando por su hija. Cuando le preguntaron quién era, contó esta desgarradora historia:

Se llamaba Nataljia y había venido a la ciudad a buscar trabajo. Poco tiempo después, conoció a un chico y empezaron una relación.

Cuando Nataljia quedó embarazada, su novio quería que abortara. Como ella se negó, él la abandonó.

Poco después de perder su trabajo, Natalja tuvo una pelea con sus padres porque se negaron a ayudarla a resolver su situación.

Cuando Uljana nació, su madre se encontraba completamente sola en el mundo y no sabia que hacer. Desesperada, preguntó en el hospital si podía dejar a su hija ahí durante algunos días más, pero su petición fue rechazada.

Durante varios días anduvo vagando de un lugar sola con su bebé sin saber adónde ir. Después de tener que dormir una noche en la calle con su recién nacida, se dio cuenta de que era mejor dejarla con alguien que la pudiera cuidar. Por eso decidió dejar a Uljana cerca del orfanato.

Durante los siguientes cuatro días, reunió algo de dinero, se las arregló para convencer a sus padres de que aceptaran su nueva dieta y encontró una asociación de mujeres que les podía dar, a ella y a su hija, hospedaje temporal.

Por desgracia, todo esto había pasado demasiado tarde.

Natalja ya no tenía la custodia de su hija desgraciadamente. Las autoridades competentes ya habían determinado que Uljana era huérfana.

Con el propósito de tener alguna oportunidad de recuperar a su hija, Natalja tuvo que hacerse una prueba de ADN y someterse a exámenes médicos y psicológicos.

Además, la policía la interrogó varias veces. A los jueces les llevó cuatro largos meses darle una segunda oportunidad. Natalja regresó a su pueblo natal con Uljana.

Actualmente está criando a su hija bajo la estricta supervisión del departamento local de servicios infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *