Este hombre se entera cuando su esposa le es infiel y escribe una carta para su amante.

lo mas visto 15511 Visitas


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciertas cosas son más fáciles de decir que de hacer. ¿Tu has pensado que harías si descubrieras que tu pareja te es infiel?

Si bien no es algo gracioso es bastante difícil no pensar en un “¿Qué ocurriría si…?.

Es muy posible que te lo encuentras preguntado y que inclusive tengas un plan de acción caso de que suceda.

Tal vez sólo te irías, o quizá procurarías venganza.

Con mucha frecuencia no todo va conforme lo planeado y terminas haciendo lo opuesto a lo que planeaste. A veces pasa.

Este hombre se entera cuando su esposa le es infiel y escribe una carta para su amante.

Un hombre hizo algo totalmente diferente cuando descubrió que su esposa le era infiel mientras que no se hallaba.

Escribió una carta para el otro hombre, esto es lo que decía:

Para el amante de mi esposa. Tú sabes quién eres. Sí, lo sé. No, no estoy enojado.
Sólo deseo pedirte algunas cosas.

Después de todo estás con mi esposa.

1. Por favor ya no dejes el asiento del inodoro arriba, me culpa siempre y en todo momento a mí y ya me está comenzando a fatigar.

2. Quizá me das más oportunidades de ir de pesca más seguido pero por favor deja de tomarte todas y cada una mis cervezas.

Está bien si te tomas un par cuando la visitas (Dios sabe que yo necesito tomar muchas más para poder hallarla atrayente), mas por favor déjame ciertas, yo debo estar ahí más tiempo que tú.

3. Si te tomaste la última cerveza adquiere más, o bien por lo menos deja dinero en el mostrador para que vaya yo a comprarlas.

4. Por favor remplaza el papel del váter si te lo acabas.

Por alguna razón mi pequeño de 5 años piensa que si no está puesto no es necesario que se limpie. Lo guardamos bajo el lavabo, a reserva de que tengas alguna mejor sugerencia.

5. Una vez que estés con mi esposa por favor emplea algo tirable para limpiar.

La cesta de ropa a la derecha es mía y la ropa está limpia. Mi esposa no lava mi ropa y yo no tengo tiempo para hacerlo todos y cada uno de los días.

La última vez mi sudadera estaba “crujiente” (gracias).

6. Por favor no les digas a mis hijos que eres su tío.

Son pequeños, no idiotas.

7. Deja de aprender la calefacción.

Tú no la pagas; a mi esposa quizás le guste mas yo la odio.

8. Cuando te pregunte “¿Me veo gorda con estos pantalones?”, dile que no.

Quizá creas que darle una contestación diferente va a hacer que se lo piense un par de veces antes de comerse 1 litro de nieve cada día;

Pero realmente solo conseguirás que adquiera más pantalones en los que de todas maneras se va a ver gorda.

9. Deja de comerte los panes.

Los brownies que te comiste me los regaló mi madre por mi aniversario. Mi esposa no ha horneado nada tan bueno en años, y si bien lo hiciese jamás lo compartiría.

10. Trata de repartir bien tu peso cuando emplees mi silla.

El reclinable que casi no empleo (los partidos de fútbol y los campamentos con mis hijos consumen mucho de mi tiempo y aparte les asisto con sus tareas) tiene ya un surco que me fuerza a echar el peso a la izquierda.

Para finalizar quiero agradecerte por llevarla a comer el día de San Valentín.

Compartir

Comentarios