10 Cosas que le pasan a todas las mujeres y tu ni lo sabías

Tus elásticos, pasadores, acondicionadores y hasta cepillos son unas pobres víctimas. Cuando vi por primera vez a Mia Thermopolis en El Diario de una Princesa, me sentí aliviada: ¡no soy la única! Pensé que sólo yo sufría día a día con el frizz,

y los elásticos y hasta cepillos rotos. Mi cabello es simplemente incontrolable y es como si a cada hora su volumen aumentara. De hecho, podría decir que tiene vida propia.

Y luego descubrí que no éramos sólo Mía y yo… ¡somos muchas más! Tener mucho pelo no es algo tan negativo, claro, ya que de seguro lo agradeceremos en el futuro… pero ahora ¡vaya que tiene complicaciones (¡Cómo si no fuera suficiente con los que están en nuestro cuerpo también!)

Si tú también eres como yo, de seguro entenderás estas 10 problemáticas pero graciosas situaciones:

¿Te sentiste identificada? ¡Ánimo! No estás sola en esto… ¡somos muchas! Y nada mejor que un grupo de mujeres unidas… ¡o díganselo a ellas!

Ser mujer tiene sus desafíos y, a veces, nos suceden cosas extrañas… Pero, antes de salir corriendo desesperada a tu ginecólogo, consulta el post de hoy. En él, te mostraremos cuáles son esos sucesos raros por los que no debes perder la calma.

1-Los elásticos no son lo suficientemente grandes como para alcanzar a amarrar tu cabello.

2-Y cuando los fuerzas para ello… sí, se rompen. Y el volumen es tanto que lo hacen casi con una explosión.

3-¿Un par de clips para el pelo? ¡Olvídalo! Tú necesitas cientos.

4-Esos geniales vídeos que te enseñan a hacer trenzas o lindos peinados definitivamente no sirven para ti.


5-La mitad de tu cuenta del supermercado son tus shampoo y acondicionadores.

6-Y cuando lees que las instrucciones dicen que solamente con un poco del producto es suficiente, te largas a reír… es algo tragicómico.

7-Al salir de la ducha debes tomarte un momento para limpiar el cabello que quedó en tu cuerpo… ¡y sobre todo en tu tr4s3r0!

8-Y ni hablar del desagüe: necesita una limpieza intensa y profunda cada vez que te lavas el pelo. Si no, de seguro la casa se inundaría.

9-Los elásticos no son las únicas víctimas… hasta tus cepillos se han roto (y más veces de lo que te gustaría admitir)

10-Lo peor de todo es cuando llueve. La mínima gota de agua en tu cabello es el desastre inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *