Mira que fácil hacer un queso fresco con solo un litro de leche, un yogur y medio limón. Es muy fácil de preparar


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Muchos son los alimentos a los que nosotros tenemos más preferencia y esto es porque simplemente son muy deliciosos o porque complementan muy bien nuestros platos y pues nos encantaría tenerlos siempre en casa.

Entre todos estos productos, hay uno que es totalmente popular en la población mundial y es que su sabor inigualable es exquisito, te balamos del queso, ese alimento que complementa tan bien a muchos de nuestros platos.

Como el queso es delicioso pues puede que no dure mucho tiempo en la nevera y es que lo comemos con toso, si eres amante del queso seguro lo haces, y pues por esto nos encantaría tener queso infinito pero ¿cómo se logra?

Este post no se trata de un método de convertir un trozo de queso pequeño en uno más grande sino que el día de hoy te estaremos dando a conocer una receta a través de la cual podrás hacer tu propio queso en casa así que sigue leyendo este post y entérate cómo puedes hacerlo.

QUESO CASERO CON UNOS SIMPLES PASOS

Seguramente te estarás preguntando cómo es posible que nosotros podamos hacer nuestro propio queso en casa, si se requieren elementos e ingredientes que pues no se pueden adquirir fácilmente y es ahí donde te equivocas pues si es posible.

El día de hoy, nosotros te estaremos dando a conocer una manera fácil y rápida de hacer un queso en casa y pues el resultado sí que te va a encantar, solo debes seguir al pie de la letra el paso a paso que te indicamos.

Ingredientes

1 litro de leche entera
½ limón
1 yogurt natural
1 gasa
1 recipiente de 12 cm de diámetro aproximadamente
Paso a paso

Comienza calentando la leche a 90 grados por 15 minutos.
Agrega el zumo de limón a la leche
Vierte el yogurt poco a poco
Calienta el horno a 90 grados y lleva la mezcla por 2 minutos o hasta que el suero se separe y se vuelva amarillento
Luego de esto, coloca la gasa que sobresalga por los bordes del recipiente
Vierte la mezcla de leche sobre la gasa puesta en el recipiente para dividir el cuajo del suero.
Exprime la gasa y retira todo el líquido posible
Ahora coloca el cuajo en un recipiente y coloca encima de él algo pesado en modo de prensa.
Lleva a la nevera por media hora
Retira el queso de la nevera y también la gasa y procede a condimentar con la sal
Coloca el queso en otro recipiente y lleva a la nevera por 8 horas y listo
Esperamos que esta receta haya sido de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *