Lo que realmente pensamos las mujeres cuando nos toca bajar y bajar.

Lo que realmente pensamos las mujeres cuando nos toca bajar de peso

“¿De verdad ya va a terminar tan rapido?”, es una de ellas.

El 0ral es de esas prácticas que cuando tienes 12 años puede que no tengas idea de su existencia. O al menos yo, a los 12 años no tenía idea de su existencia. Confesando esa triste historia, podrán entender que cuando me enteré de que existía, mis oídos no podían creer lo que escuchaban. Naturalmente, con el tiempo eso cambió.

Pero no cambia para todas, según he leído y conversado con otras mujeres, es algo de amor u odio. Algunas lo hacen como un mero trámite y otras porque de verdad lo disfrutan. Y como las mujeres podemos hacer varias cosas a la vez, -claramente- mientras lo hacemos, pensamos. No será en la teoría de la relatividad, pero hay muchas cosas pasando por nuestra mente:

1. ¿DE VERDAD YA VA A TERMINAR?

Estamos esperando acción, siempre. Esto no es la biblia ni una es Jesús; damos y esperamos algo a cambio. Entonces, si el s€x0 0ral no nos garantiza s€x0 con p2n2tración oral de vuelta, ¿de qué estamos hablando? Por eso, ¡NO PUEDE TERMINAR TAN PRONTO!

2. ¿Puedo? ¡¿Puedo?! ¡Ah, las pelotas, claro que puedo!
Los hombres tienen mucha más “personalidad” a la hora de tocarnos. De hecho, creo que somos mucho más jugadas a la hora de intentar cosas nuevas. Pero los hombres son como… que por ahí no, que eso duele, que no soy h0mosexual, etc. Pero ya que estamos en primer plano, sepan que queremos saber si está permitido jugar con sus t2stículos.

¡Por dios, MI MANDÍBULA!
Cuando eres perseverante, intentas abrir la boca lo que más puedes. Incluso, puede que te hayas entusiasmado a tal punto de sentir que tienes la mandíbula dislocada y luego no podrás volver a cerrar la boca o dolerá y tendrás que ir a urgencias. Pero ¿cómo lo explicas ahí?

4. *Dos eternidades después* ¡¿Cuándo va a terminar?!
A pesar de que esperamos algo a cambio, a veces andamos más solidarias de lo normal (o andamos con el período y han soportado nuestro humor por días cuando en realidad ni siquiera nosotras mismas nos aguantamos) y queremos hacerles un regalo. ESO no quiere decir que se excedan en el tiempo, ¡terminen ya!

5. Estúpido, mi cabeza, idiota
Esto depende mucho de la confianza y dinámica de la pareja. A veces puede gustar, pero si no existe confianza, ni dinámica o es la primera vez que se acuestan, ¡NO EMPUJEN NUESTRA CABEZA! Si nosotras no les agarramos la l2ngua para que entiendan cómo se debe tratar un clítoris, ellos no deberían hacer esto.

6. ¿Si termina me va a avisar o cree que me lo voy a tragar?
Tragarlo es un acto consensuado. O se habla o no está permitido terminar sin avisar. Ojo con eso.

7. Le encanta, obvio
Simplemente lo sabes.

8. Si me descuido… ¡lo muerdo!
¿Se acuerdan de lo que dije más arriba sobre la cabeza? Bueno, si llegan y hacen un movimiento que no tengamos en consideración mientras hacemos lo nuestro, puede pasar, podríamos morder.

9. “Me asusta, pero me gusta…”
Hay algo llamado gag-reflex, que no es más que esa arcada que da cuando está muy adentro. Es interesante probarlo o practicarlo, pero no importa las veces que lo hagas, siempre imaginas que si no tienes el control, vas a vomitar.

10. ¡Al fin terminó!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *